Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información aquí »
Sevillanisimo.es - Todo lo mejor de Sevilla - [www.Sevillanisimo.es]
Traductor de www.Sevillanisimo.es

*** Leyendas de Sevilla ***

Cristo de las mieles de Sevilla
CRISTO DE LAS MIELES:

Si visitamos el cementerio de San Fernando, en Sevilla, no podemos dejar de admirar la escultura en bronce de un Cristo crucificado que se encuentra en la glorieta principal de dicho cementerio.

Este cristo es obra de Antonio Susillo, famoso escultor Sevillano del siglo XVIIII. De procedencia humilde, fue descubierto por la Infanta y Duquesa de Montpensier quien le tomó bajo su protección y le pagó los primeros estudios de arte.

Siendo muy joven (con veinte y picos años) Antonio Susillo recibe encargos para la alta aristocracia europea consolidándose así como el escultor Sevillano más famoso de todos los tiempos.

Cuenta la leyenda que el escultor al hacer este cristo, lo talló con las piernas al contrario y que al contemplar la obra terminada y ver el fallo, se sintió tan angustiado y le afecto tanto que lo encontraron en su estudio colgado de una cuerda y sin vida. Según esta misma leyenda, dicen que sus paisanos Sevillanos creyeron que el mejor homenaje para aquel hombre de Dios era enterrarlo en el centro del cementerio y como cruz o lapida, el Cristo que tanto tiempo tardó en tallar.

En realidad, Antonio Susillo se disparó con una pistola pues se encontraba en la ruina debido a que su segunda esposa se dedicó a malgastar y derrochar la fortuna que el tenía debido a los encargos de la nobleza que había realizado a lo largo de su vida.

El Cristo de la Miel, fue su última obra y por ello el pueblo pidió que enterrarán a su escultor debajo de él y así se le concedió a petición de los Sevillanos.

Antonio Susillo está enterrado debajo del Cristo de la Miel, en la glorieta principal del cementerio de San Fernando de Sevilla.

Unos días despues observaron con asombro que el Cristo lloraba inexplicablemente o sea, se había obrado un milagro.

Al reconocer la imagen con detenimiento se dieron cuenta de que el milagro lo hacían una abejas, que fabricaron una colmena en su interior y la miel brotaba por la boca del Crucificado. El escultor había tallado hueco al Cristo debido a su gran peso.

Por todo ello, desde entonces la imagen es conocida con el nombre del Cristo de las Mieles.
© Copyright 2007-2016 - www.Sevillanisimo.es - Sevilla (Spain) - All rights reserved - info@sevillanisimo.es / webmaster@sevillanisimo.es El Tiempo en Sevilla